lunes, 3 de diciembre de 2018

16 Informa de Protección Civil [Huanímaro]



SECRETARÍA DE SEGURIDAD PÚBLICA
SUBSECRETARÍA DE SEGURIDAD
COORDINACIÓN EJECUTIVA DE PROTECCIÓN CIVIL

En respuesta a la solicitud de las autoridades del municipio de Huanímaro, manifestamos lo siguiente:
Que en días pasados, nos presentamos en el lugar denominado “La cueva de Santa Regina”, que se localiza a dos kilómetros de la cabecera municipal, entre las coordenadas 20º23´01.1”N y 101º30´12.1”O [ver fotografía 1, anexa].
Que el motivo de nuestra presencia en el lugar era para estimar el riesgo real de un deslizamiento de aquella ladera, visitada frecuentemente por adolescentes que, en vez de asistir a la escuela como debieran, se van de pinta; pero también visitan la zona gentes que desean pasar un rato de esparcimiento o celebración, sobre todo durante las diversas festividades patronales [ver fotografías 1 y 2, anexas].
Que después del llenado del “Formato oficial para la estimación del peligro de deslizamiento de laderas” [ver cuadro 1, anexo], la suma de las calificaciones obtenidas es de 8.1 [ver cuadro 2, anexo), lo cual, de acuerdo con el “Criterio oficial para la estimación del peligro de deslizamiento” [ver cuadro 3, anexo], da un grado 3 o Peligro moderado [ver cuadro 4, anexo].
De la anterior inspección, concluimos que el riesgo de deslizamiento de rocas de la ladera “La cueva de Santa Regina” es MODERADO. Sin embargo, el riesgo se incrementa a 5 o PELIGRO MUY ALTO durante las festividades religiosas. Lo anterior con fundamento en San Mateo 17:20, que a la letra dice:
Si tuvieran fe, aunque sólo fuera del tamaño de una semilla de mostaza, dirían a esta montaña: Trasládate de aquí para allá, y la montaña se trasladaría.

martes, 13 de noviembre de 2018

15 El moderno Sísifo [Guanajuato]



Iba por las calles de la ciudad de Guanajuato con una losa enorme sobre la espalda y una tea encendida en una mano. La gente apenas lo miraba. Emulando al bíblico Simón Cirineo, le ofrecí mi ayuda y un refresco bien frío. Los rechazó con un gesto firme, aunque cordial.
—Luego luego se nota que no eres de por aquí —me dijo el hombre con voz antigua y cansada.
—Usted debe de ser Sísifo —aventuré.
—No, que va. Me llamo Juan José de los Reyes Martínez Amaro, pero todos me conocen como el Pípila.
—¿Tú eres ese que prendió fuego a la Alhóndiga de Granaditas durante la guerra de Independencia?
—A mucho orgullo.
—Y dígame, don Pípila, ¿qué lo trae por aquí?
—De vez en cuando me doy una vueltecita por estas tierras para refrescar la memoria de la gente, para que vean que sí existí, que no soy un invento ni habladuría de políticos oportunistas.


viernes, 19 de octubre de 2018

14 El hijo del campanero [Dolores Hidalgo]



—Señor de la H: me parece muy loable que su hijo menor lo ayude en su trabajo. Mas debo recordarle que, aunque nos hermane una campana, la escuela no es iglesia. Y el reglamento establece que sonar la campana escolar sin justificación, es motivo de expulsión.
La nariz ganchuda y los ojos enconados de la directora parecieron suavizarse.
—No es algo personal. En realidad, no sabemos con certeza qué les ocurre a los alumnos después de cada falso llamado a recreo. ¡Se necesita de un milagro para hacerlos que regresen a las aulas! Y luego están los desmanes. Ayer, por ejemplo, su hijo Miguelín se puso a la cabeza de la turba que asaltó a la cooperativa escolar. ¿Y sabe cuál fue su respuesta? ¡Dizque todo fue en nombre de los niños que vienen sin lonche a la escuela! ¿Oyó bien, señor de la H? Si no ponemos un hasta aquí, ¿adónde cree que iremos a parar con el actuar de las nuevas generaciones? ¡Que no le sorprenda si el día de mañana su hijo Miguelín quiere proclamar, por medio de las armas, la independencia de Dolores Hidalgo!

viernes, 29 de diciembre de 2017

13 Un "curado" de tuna para la inspiración [Doctor Mora]


La mesa de doña Mari era un agasajo. No había visto tantos platillos donde los nopales fueran el elemento principal: nopalitos picados, con cebolla y cilantro; tortitas de camarón con nopales, bisteces de res con nopales en salsa de jitomate, nopales en chile guajillo, nopales en escabeche, charales con nopales… El queso de tuna estaba para chuparse los dedos.
—¿Y qué me dice del maguey? —la voz rasposa del presidente municipal sacó al señor Valencia de su ensimismamiento—. En mi entender, esa es la planta más representativa de nuestra tierra. El maguey nos da el pulque, que podemos disfrutar solo o curadito; además, sin sus pencas, la barbacoa de chivo o de borrego no sería la misma.
Guillermo Valencia no pudo menos que sonreír al recordar la eterna disputa en el pueblo: que si los nopales, que si los magueyes debían de ser considerados el símbolo de la región.
—Señores: me parece que doña Mari García al fin ha zanjado la disputa con este curadito de tuna. ¡Brindemos por ello!
Esa misma noche, al volver a su casa, el señor Valencia agregó al escudo de Doctor Mora un maguey y un nopal.

viernes, 22 de diciembre de 2017

12 La cueva del padre Torres [Cuerámaro]


En la boca de la cueva, a contraluz de la luna se dibuja la figura de un caballo con su jinete, aproximándose a gran velocidad. A punto de que lo arrollen, bestia y hombre se dispersan en una enorme nube de murciélagos, que pasan chillando por encima de su cabeza. Mientras aquel ruido atroz se disipa, el joven se aferra al piso frío de la cueva. Suspira. Sabe que faltan algunas horas para que amanezca, y al fin pueda bajar al pueblo de Cuerámaro a reclamar la apuesta.