martes, 19 de febrero de 2019

20 Echar reja [León, Gto.]



Así le decimos en León a las citas amorosas —me dijo el padre de la joven que entonces cortejaba, orgulloso de sus tradiciones—. Por lo que he podido investigar, la expresión tiene su origen en la época de la Colonia: cuando un hidalgo recibía la anuencia para visitar a una doncella, la mejor chaperona no era una anciana que siguiera a la pareja a todos lados, sino que los novios se vieran a través de los insobornables barrotes de hierro de un balcón.
A tan docta explicación, concedí al cronista leonés mi sonrisa más estúpida.
—Pero los tiempos han cambiado mucho, joven, así que quite esa cara de espanto y pasemos a la mesa.
Han transcurrido veinticinco años y dos hijos desde aquella charla. Hace mucho que mi suegro dejó de interpretar su papel de hombre culto y orgulloso de sus tradiciones. Hoy, triste parodia de lo que fuera en el pasado, se desternilla de risa como un idiota a la menor provocación. Hace un momento, al ver el enojo de mi mujer cuando le dije que esta noche saldría con mis amigos al billar, el viejo zonzo soltó sin más una grotesca risotada. Luego agregó:
—Por cierto, la otra acepción que tiene por este rumbo “echar reja”, y que no te dije entonces, querido yerno, no necesita de ninguna explicación: el matrimonio ya lo ha hecho de sobra, ¿no es así?

jueves, 31 de enero de 2019

19 Conversación con un extraño [Jerécuaro, Gto.]



El autobús no pasaba y la espera se me hacía eterna.
—¿Y usted para dónde va, joven?
—Aquí nomás, a Jerécuaro.
—¡Qué nombre tan chistoso!
—A mí me parece bello. En lengua purépecha significa “Lugar como nido”.
—¿Y por qué le pondrían así? ¿En qué estarían pensando los que lo nombraron?
—No tengo la más remota idea, se lo aseguro. —Miré el reloj; no tardaría en oscurecer y mi visión nocturna no era buena—. El autobús no tiene para cuándo pasar y a mí me quedan todavía muchos pendientes por hacer, me despido
—Fue un gusto conocerlo, amigo.
—El gusto fue mío. Que llegue con bien a su destino. —Agito los brazos y comienzo a elevarme sobre los techos sombríos de las casas.

sábado, 12 de enero de 2019

18 Ciclos [Jaral del Progreso, Gto.]



El nuevo siglo trajo el ferrocarril a Jaral, y con él llegaron bonanza y progreso. Por la mañana, los carros venían repletos de pasajeros, y por la tarde cargaban con todo el piloncillo de las fábricas. Pero un día las tierras se secaron y la caña de azúcar no volvió a crecer en aquel suelo yermo. Con la llegada del nuevo siglo vinieron otros hombres, que desmontaron los rieles en desuso y se llevaron con ellos las esperanzas de que regresara a Jaral la “serpiente de fierro”. Que según conseja transmitida de padres a hijos, algún día devolvería a los habitantes del pueblo todo el tiempo perdido.

martes, 18 de diciembre de 2018

17 Aguafuerte [Irapuato, Gto.]



Despertó intranquilo: por su cabeza naufragaban piezas de un sueño imposible de armar. Tomó de la bolsa de la chamara la cajetilla de cigarros y el encendedor. “No deberías fumar aquí adentro”, le reclamó su mujer, señalando la cuna del bebé. “Ya vuelvo”, dijo el hombre. Pero en cuanto abrió la puerta, una gigantesca bocanada de agua entró al grabado, y arrasó con la habitación, la casa y la ciudad.

Inundación, aguafuerte de Salvador Almaraz López, Irapuato, Gto., 18/08/1973.

lunes, 3 de diciembre de 2018

16 Informa de Protección Civil [Huanímaro, Gto.]



SECRETARÍA DE SEGURIDAD PÚBLICA
SUBSECRETARÍA DE SEGURIDAD
COORDINACIÓN EJECUTIVA DE PROTECCIÓN CIVIL

En respuesta a la solicitud de las autoridades del municipio de Huanímaro, manifestamos lo siguiente:
Que en días pasados, nos presentamos en el lugar denominado “La cueva de Santa Regina”, que se localiza a dos kilómetros de la cabecera municipal, entre las coordenadas 20º23´01.1”N y 101º30´12.1”O [ver fotografía 1, anexa].
Que el motivo de nuestra presencia en el lugar era para estimar el riesgo real de un deslizamiento de aquella ladera, visitada frecuentemente por adolescentes que, en vez de asistir a la escuela como debieran, se van de pinta; pero también visitan la zona gentes que desean pasar un rato de esparcimiento o celebración, sobre todo durante las diversas festividades patronales [ver fotografías 1 y 2, anexas].
Que después del llenado del “Formato oficial para la estimación del peligro de deslizamiento de laderas” [ver cuadro 1, anexo], la suma de las calificaciones obtenidas es de 8.1 [ver cuadro 2, anexo), lo cual, de acuerdo con el “Criterio oficial para la estimación del peligro de deslizamiento” [ver cuadro 3, anexo], da un grado 3 o Peligro moderado [ver cuadro 4, anexo].
De la anterior inspección, concluimos que el riesgo de deslizamiento de rocas de la ladera “La cueva de Santa Regina” es MODERADO. Sin embargo, el riesgo se incrementa a 5 o PELIGRO MUY ALTO durante las festividades religiosas. Lo anterior con fundamento en San Mateo 17:20, que a la letra dice:
Si tuvieran fe, aunque sólo fuera del tamaño de una semilla de mostaza, dirían a esta montaña: Trasládate de aquí para allá, y la montaña se trasladaría.