miércoles, 1 de junio de 2011

Reconocimientos


Con el corazón desbocado, Laura sonríe satisfecha; le mesa el pelo a su marido. Después de tantos años de vida conyugal, todavía no sabe de qué otra forma agradecer su empeño en la intimidad. Hoy fue el carnicero de la esquina quien la llevó al orgasmo.

Imagen tomada de la red.

6 comentarios:

Torcuato dijo...

Y con él no fingió. No lo necesitó.
Un saludo

Adriana Salas Hernández dijo...

Ji, ji, ji, pero nomás fue uno. Por eso le jala los pelos y ni así se para, ji, ji, ji...
Un abrazo.

Cristian Marcelo Sánchez dijo...

Muy bueno!!! Ja ja ja, lo disfruté de cabo a rabo, o del rabo a los cuernos.
Un abrazo

josé manuel ortiz soto dijo...

Torcuato: supongo que no hacía falta. Un abrazo.

Adriana, veo que al fin quedó el comentario aquí: siempre me llegaba sólo al correo. Un abrazo.

Cristian: eso sonó como a torero triunfador. Un abrazo.

Mónica Ortelli dijo...

La mente es afrodisíaca.
Buen micro.
un abrazo, José Manuel.

josé manuel ortiz soto dijo...

Mónica, por fortuna la mente es mágica.
Un abrazo.