jueves, 13 de septiembre de 2012

La hora del café


Lo supe por la prensa. Es impactante encontrar en los obituarios un nombre conocido. Mi primera reacción fue correr a la funeraria y comprobar si se trataba de un homónimo que, fuera de la desagradable impresión inicial, nada significa en mi vida. Sin embargo, sopesé los pros y los contras de aparecer en un sitio donde el único que te conoce es el muerto.

Terminé de fumar mi cigarro y pasé a la sección de deportes.

Imagen tomada de la red.

10 comentarios:

Anónimo dijo...

Buena mini, el final es de sorpresa... un abrazo
senddero

Pedro Sánchez Negreira dijo...

Lo que más me gusta de este micro, José Manuel, es esa matriz de rasgos tan hiperrealista.

Una trama inmersa en lo cotidiano que no se aleja un ápice del esquema de acción más que probable y -por esa ausencia de dar un giro sorprendente final- de ahí su virtud.

Un abrazo,

Yunuén Rodríguez dijo...

Sentí un deja vú al leer este micro, hace rato fantaseaba con una escena parecida, me gustó eso de "entrar en un funeral donde el único que te conoce es el muerto", es una excelente frase, con ritmo y contundencia. Bien... pasemos a la sección de deportes.

josé manuel ortiz soto dijo...

Rubén, como muchas cosas en la vida, también los textos tienen su interpretación. Y la de cada lector es la que vale.

Un abrazo.

josé manuel ortiz soto dijo...

Pedro, no soy muy dado a los finales sorpresa, me gusta más bien mantenerme dentro de la misma lógica, pero a veces con un toque de absurdo.
Gracias por tu lectura.

Un abrazo.

josé manuel ortiz soto dijo...

Yunuen, no me gustan los funerales, ni siquiera los de mi propia familia. A veces sucede que al único que se conoce es al muerto, ¿qué caso tiene asistir si con quien existía cierta comunicación ya no está?
De ahí tu deja vu.

Un abrazo.

Juan Yanes dijo...

Hola José Manuel. Vengo de la mano de Pedro y me encuentro este magnífico micro. La muerte, ustedes son los máximos especialistas. Me encuentro, también, con el enlace a la Máquina de coser palabras. Gracias, un saludo afectuoso.

Jose Ramon Santana Vazquez dijo...

...traigo
ecos
de
la
tarde
callada
en
la
mano
y
una
vela
de
mi
corazón
para
invitarte
y
darte
este
alma
que
viene
para
compartir
contigo
tu
bello
blog
con
un
ramillete
de
oro
y
claveles
dentro...


desde mis
HORAS ROTAS
Y AULA DE PAZ


COMPARTIENDO ILUSION
JOSE MANUEL

CON saludos de la luna al
reflejarse en el mar de la
poesía...




ESPERO SEAN DE VUESTRO AGRADO EL POST POETIZADO DE LEYENDAS DE PASIÓN, BAILANDO CON LOBOS, THE ARTIST, TITANIC SIÉNTEME DE CRIADAS Y SEÑORAS, FLOR DE PASCUA ENEMIGOS PUBLICOS HÁLITO DESAYUNO CON DIAMANTES TIFÓN PULP FICTION, ESTALLIDO MAMMA MIA,JEAN EYRE , TOQUE DE CANELA, STAR WARS,

José
Ramón...

Manuel María Torres Rojas dijo...

¡Muy bueno!

josé manuel ortiz soto dijo...

Juan Yanes,
un gusto tu visita. Creo que, más que los médicos, los escritores son quienes comprenden o entienden o saben más acerca de la muerte.

Va un abrazo.