jueves, 16 de mayo de 2013

Los años de experiencia



La mujer comenzó a llorar, inconsolable.
—A mi esposo lo despidieron de su trabajo y están por quitarnos la seguridad social. ¡Écheme la mano!
El médico respiró profundo. Por su cabeza comenzaron a desfilar —como por una pantalla de cine— aquellos sus primeros años de práctica, cuando la inexperiencia y un  utópico “complejo de madre Teresa de Calcuta” lo llevaban a brincarse cualquier norma. Podía volver en el tiempo y aconsejar a la mujer para que se presentara al servicio de emergencias del hospital y fingiera que el dolor de la hernia la estaba matando; entonces, el médico de guardia lo llamaría para que hiciera la valoración correspondiente y él podría operarla en horas, ahorrándole una espera de meses.
Sin embargo, la última vez que hizo algo parecido, la inconformidad de un familiar influyente lo hizo pasar muy malos ratos. Y aunque ganó el caso, por meses le fue imposible salir a la calle sin imaginar que cada patrulla que se cruzaba en su camino traía una orden de aprensión en su contra.
—Lo siento mucho señora, no está en mis manos; tiene que seguir los procedimientos establecidos, como todos los demás —se escuchó decir con la voz grave y firme que dan los años de experiencia.  
Además, se dijo mientras la enfermera tomaba el siguiente carnet, la jubilación está próxima y debo tener cuidado.

Este micro participa en la propuesta Primavera de Microrrelatos Indignados, organizada por los blogs La colina naranjaExplorando LiliputPliegos volantes y Relatos de andar por casa.


18 comentarios:

Rosa dijo...

Todos terminamos agachando la cabeza por miedo a que nos la corten...Triste.

Besos desde el aire

Adivín Serafín dijo...

La vida jamás parece cambiar aunque estemos todos los días saliendo a la calle. Pero no hay que dejar de salir.

joseluis dijo...

Es lo que tiene la experiencia aunada a una jubilación en puerta: te acobarda y deseas retirarte de la palestra con los menos daños posibles.

Buena indiganción.

Un abrazo desde la alambrada :-)

Hector Ugalde dijo...

Para muchos es más fácil quedarse callado, no hacer nada y conformarse con el sistema... hasta que la injustia le toca a uno y el sistema lo aplasta.
¡mUCHos salUCHos de UCH! :]

Cabopá dijo...

Por eso, por eso los años de experiencia no dan autoridad para demostrar la indignación

Besicos desde mi alambrada.

josé manuel ortiz soto dijo...

Rosa: y todo termina convirtiéndose en una especie de ley de la selva, y sálvese quien pueda.

Un abrazo

josé manuel ortiz soto dijo...

Adivín: creo que es algo que todos percibimos: no nos damos cuenta de los cambios, salvo cuando alguien hace la observación. En una palabra, nos atrapa la cotidianidad.

Saludos.

josé manuel ortiz soto dijo...

José Luis: en el ámbito de la medicina es muy notorio: ves cómo los estudiantes -residentes- quieren comerse el mundo a puños, pero el tiempo detiene los ímpetus. Desde luego, algunos más que otros.

Saludos.

josé manuel ortiz soto dijo...

Héctor: el que siempre ha estado callado nunca sabrá lo que pudo decir, porque ni él solo se escucha.
Pero en la vida hay etapas, y esperemos que tiempo.

Saludos.

josé manuel ortiz soto dijo...

Cabopá: creo que no debe haber edad para protestar contra la injusticia, venga de donde venga; todos tenemos derecho cuando menos a vivir bien: educación,seguridad social, etc.

Un abrazo.

Beto Monte Ros dijo...

De una forma u otra el sistema poco a poco te atrapa y te obliga a nadar a favor de su corriente. ¿Algún día tendremos el valor de hacer lo correcto?

Saludos.

LaLa dijo...

Es triste e indignante desde el punto de vista que se vea, en nuestra profesión hay que navegar en el punto medio entre no perder la calidad humana y estar a la defensiva. Seguro en mi otra vida, no seré médico.
Besos manolo

Luisa Hurtado González dijo...

El miedo a que nos quiten lo poco o nada que tenemos. Ese miedo es su ganancia, la del sistema en conjunto (médicos, políticos, banqueros,...)

josé manuel ortiz soto dijo...

Beto: yo creo que todos hacemos lo correcto... en parte, aunque hay situaciones extremas. En el caso del médico personaje de la historia, está en sus manos ayudar, pero al mismo tiempo a costa de infringir la ley. Si las cosas salen bien quizá no pase nada, pero en el momento en que las cosas se salgan de cauce, él no tiene manera de salir airoso, pues está fuera de la ley. Es complejo.
Saludos.

josé manuel ortiz soto dijo...

Diana: tú, como médico, seguramente lo has vivido y lo seguirás viviendo. Los médicos jóvenes les tocó vivir una época donde las demandas están por todos lados y, por desgracia, muchas sin razón. Y aunque se ganan, son muy desgastantes.
Va un abrazote.

josé manuel ortiz soto dijo...

Luis: completamente de acuerdo. El sistema siempre sabe por dónde pegarte, y cuando pega, pega duro. La medicina actual en mi país -quizá en el tuyo también- se hace a la defensiva, sobre todo la institucional: el médico se ha convertido en un burócrata que ve al paciente como alguien que se puede convertir en su enemigo. Puede parecer extremo -y lo es- pero se dan los casos del enfermo que ve de la misma forma al médico.
¿Y los principios humanistas? Por ahí andan.
Un abrazo.

Ximens dijo...

El miedo, eso es lo que nos paraliza y lo que les salva a los opresores. Nos leemos.

senddero dijo...

Entre la espada y la pared, pero se impone el viejo al joven. Experiencia, miedo, joder hay tantaas cosas en tu texto y lo evidente, pobreza, miseria, necesidad. uf