lunes, 22 de marzo de 2010

Hijo de puta

A sus ojos, aquella mujer era una santa.


Imagen: Homenaje a Toulouse-Lautrec, Chaz Maviyane-Davies

4 comentarios:

Valery dijo...

JAJAJA.. sí la madre siempre será la madre!

josé manuel ortiz soto dijo...

Así es, Valery. Los seres queridos no siempre se ven con los ojos.

Esteban Dublín dijo...

Un título fundamental.

josé manuel ortiz soto dijo...

Sí, de esos que no dejan lugar a dudas (o que crean más dudas).