viernes, 20 de agosto de 2010

Naturaleza viva

―La vida aquí no es fácil ―musitó el árbol más sabio de la isla y mostró a los visitantes sus oscuras cicatrices―. Si no son los temblores que retuercen la tierra desde las entrañas, es la montaña con sus vómitos ardientes o el océano con sus olas devastadoras. Debemos aceptarlo, la Naturaleza es voluble.

Tras escuchar al viejo cedro, los náufragos elogiaron su sapiencia. No podría haber mejor canoa para llevarlos de regreso al continente.

Imagen tomada de la red.

21 comentarios:

Patricia dijo...

Muy triste, muy bueno.
¡Bravo José Manuel!

Pablo Gonz dijo...

Excelente micro, José Manuel. Tiene todas sus piezas y en su sitio. Prosa depurada. Y una imagen para guardar en la memoria: "los temblores que retuercen la tierra".
Un admirado abrazo,
PABLO GONZ

Esteban Dublín dijo...

Bien narrado, bien hilado, bien finalizado. Un cuento magnífico, José Manuel.

josé manuel ortiz soto dijo...

Patricia: cortar un árbol siempre será triste, y más si se trata de uno sabio.
Un abrazo y un beso.

josé manuel ortiz soto dijo...

Pablo, gracias por tu comentario.
¿Cómo olvidar el terremoto de 1985 en la Ciudad de México? Ver cómo se derrumba un edificio frente a ti
te dice lo insignificante que somos ante la Naturaleza.

Un abrazo.

josé manuel ortiz soto dijo...

Esteban, gracias por tu comentario.
Invita a continuar haciendo esto que tanto nos gusta, escribir.
¿Cuándo habrá posibilidad de que leamos por acá tu libro?

Un abrazo.

Esteban Dublín dijo...

José Manuel, no sé si la editorial tenga distribución en México. Lo que podría decirte es que si tienes algún conocido en Colombia, le pides que te lo compre. Me puedes contactar a estebandublin@hotmail.com. Abrazos.

josé manuel ortiz soto dijo...

Déjame ver esa posibilidad, Esteban: parece que es posible.

Saludos.

Anonima Mente dijo...

Muy buen micro, lleno de imágenes a las que asirse con fuerza. El árbol-canoa, un final inesperado, por el cual te felicito.
Un saludo

josé manuel ortiz soto dijo...

Anónima, la Naturaleza da para mucho. Por desgracia hasta para canoas.

Saludos.

Mónica O. dijo...

Cruel, como la naturaleza.
Excelente cuento, José. Felicitaciones.

josé manuel ortiz soto dijo...

¿Qué no lo es, Mónica? Todo depende desde la perspectiva que lo miremos.

Saludos. Siempre será un gusto que andes por esta tu casa.

Abrazos.

Miguel dijo...

Desde luego la elección que hicieron no pudo ser más adecuada. Otra cosa es lo que sintiera el árbol.

Saludos

josé manuel ortiz soto dijo...

Dicen que todo es de acuerdo al cristal desde el que se le vea.
Fatal para el árbol, pero fortuna para los náufragos.

Saludos, Miguel. Un gusto verte por acá.

Anita Dinamita dijo...

En la isla que yo vivo los árboles esperan que una grieta abra la isla por la mitad, no sé si ir preparando mi canoa.
En Sicilia decían "natura es natura"
Excelente micro
Un abrazo

josé manuel ortiz soto dijo...

Gracias, Anita.
La Naturaleza, aunque a veces permite nuestros disvaríos, sabe muy bien lo que debe hacer. ¡Cuidado y nos tome desprevenidos!

Un abrazo.

Patricia dijo...

Fui la primera en decir que es un Gran Micro.
Te abrazo José Manuel.

Maite dijo...

Buen micro, José Manuel. Un reflejo de la naturaleza que hace pensar. Enhorabuena.

Por cierto, es un placer compartir contigo publicación en A Contrapalabra. Felicidades también por tus versos. Un abrazo.

josé manuel ortiz soto dijo...

Patricia, así fue. Que bueno que te haya gustado. A mí me recuerda mucho esos árboles parlantes que se ven en algunas películas.
Un abrazo.

Maite, por desgracia, aunque la Naturaleza nos grita directamente a la cara, parece que no entendemos -o no queremos hacerlo-. Y ahí están las consecuencias.

Un abrazo poético.

Julio Genissel dijo...

Hola José Manuel

Quería invitarte a que pases por mi blog y leas la narración homenaje a todos los compañeros de anónima: http://azullavable.blogspot.com/2010/10/ejercitando-la-derrota.html
Saludos
Julio

josé manuel ortiz soto dijo...

Julio, claro que me doy una vuelta.

Saludos.