viernes, 6 de agosto de 2010

Polvo*



Mientras su cuerpo se resquebrajaba entre mis manos, era tarde para sopesar los riesgos de amar a una mujer de barro.


*Segundo Lugar de Junio 2010, La Marina de Ficticia.

14 comentarios:

Elisa dijo...

Enhorabuena, José Manuel, por el nuevo premio. Para mí ganar en la Marina tiene muchísimo mérito, porque competencia hay, y, desde mi punto de vista, de la buena.

Un abrazo.

josé manuel ortiz soto dijo...

Elisa, gracias por la felicitación. Ganar siempre lo hace sentir bien a uno, pero, desde luego, hay premios más satisfactorios. Te puedo decir que en estos seis meses que llevo en La Marina he aprendido mucho, pues ahí me inicié en la minificción.

Un abrazo.

Elisa dijo...

¿Seis meses? Pues desde luego has conseguido un dominio del género magnífico. Yo llegué en diciembre, no recuerdo exactamente cómo (sí que al principio me costaba muchísimo orientarme, Wolf hizo de brújula en algún momento) y aún me asombro de la suerte que tuve. Aparte de lo que se aprende, está el placer de encontrar a personas que crean, comparten y enseñan por el placer de hacerlo, lo cual es un motivo para creer en las personas. ¡Y lo que me gusta pensar que allí nos encontramos tan cerca, pese a la lejanía física!

Un abrazo.

josé manuel ortiz soto dijo...

Vaya, Elisa, por lo que veo tampoco llevas mucho en esto de la minificción. Debo decirte que la narrativa que manejan tú y Wolf, me gusta. Lo más importante de Ficticia es eso, la diversidad del tallereo, que te permite ir formando tu propio estilo.

Seguimos en esto, y un cálido abrazo.

No Comments dijo...

Enhorabuena por ese premio, espero que no sea de barro, jeje

Un saludo indio

Pablo Gonz dijo...

Enhorabuena por tu premio, José Manuel.
Sigo leyéndote.
PABLO GONZ

josé manuel ortiz soto dijo...

Indio, ¿qué no es de barro en esta vida?
Saludos.

Pablo, gracias. Definitivamente, los blogs acortan las distancias.

Nos seguimos leyendo.

manuespada dijo...

Muy bueno tu hiperbreve, enhorabuena por el premio. No es tan fácil contar tanto en tan poco.

manly dijo...

Si en el amor se sopesara los riesgos, las conveniencias, e incluso las contraindicaciones... jeje, el amor se extinguía.

josé manuel ortiz soto dijo...

Manu: hay veces que los astros se conjugan y el resultado es alagüeño. Un saludo.

Manly: muy cierto, jamás se sopesa nada, hasta que la catástrofe da al traste con todo y no se sabe qué hacer. Hay un poema de Pessoa que dice: "Más triste que lo que acontece es lo que nunca aconteció" o algo así. Lo cual es muy cierto. Un abrazo.

Patricia dijo...

Felicitaciones, tanto por el texto como por el premio. Gracias por invitarme a compartir tu blog.
Cordialmente
Patricia

josé manuel ortiz soto dijo...

Patricia, gracias por tu visita.
Bienvenida.

Rosio dijo...

definitivo....me encanta!!!

Su dijo...

Que casualidades. Parece que los abrazos nos hacen polvo. Para mí son muy valiosos.
Abrazos