sábado, 18 de diciembre de 2010

Ascensión


El hechicero acaba de morir. Los jóvenes varones de la tribu reclaman para sí la vacante. Según milenaria tradición, el elegido será aquel que devuelva al viejo y carcomido rostro del difunto la juventud perdida.
Tras cada intento fallido, uno a uno los aspirantes son sacrificados. Ungido con la sangre derramada en la hecatombe, un nuevo y apuesto hechicero resucita.

Imagen tomada de la red.

17 comentarios:

Las Gemelas del Sur dijo...

Tradición poco democrática. El hechicero seguirá en cruel perpetuidad.
Sencillo e impactante relato.

Besos a pares.

Patricia dijo...

No me extraña lo milenario de la tradición, cuando los hechiceros toman para sí el poder, tarea de dioses quitárselo.

Un placer leerte José Manuel.

Mónica Ortelli dijo...

Buen micro. excelente narración.
No es extraño lo que pasa, y pasa en todos lados: los jóvenes son siempre los sacrificados.

Un abrazo, José Manuel.

Alberto Flecha dijo...

Hola, José Manuel. Un gran micro para el filandón. El último. Espero que sea una señal para que este evento, como un fénix, vuelva a resurgir.

Un abrazo

Gabriel Bevilaqua dijo...

Vaya con el hechicero, sí que sabía cocer bien las habas.

Excelente micro, no por nada lo elegí en su momento para la porra.

Saludos.

Torcuato dijo...

Qué pillo era el hechicero.
Como siempre, el Poder engaña al pueblo.
Un abrazo.

Lola Sanabria dijo...

No hay que fiarse de los hechiceros. Muy bueno.

Besos, mil.

Baizabal dijo...

JOsé Manuel, qué buen microrrelato te aventaste; el final es contundente.

Un abrazo.

josé manuel ortiz soto dijo...

Gemelas, todavía no sé de un gobierno (político o religioso) que sea democrático. Ahí está la historia que no me deja mentir.

Abrazos.

josé manuel ortiz soto dijo...

Patricia, por eso las intrigas, revoluciones, etc. Una vez conocidas las mieles del poder, nadie quiere dejarlo y hará hasta lo imposible por conservarlo.

Abrazos y gracias por difundir el blog de médicos.

josé manuel ortiz soto dijo...

Mónica, esa es la parte de la historia: a los jóvenes siempre se los usa según convenga. Y sí, ocurre en todas partes.

Abrazos.

josé manuel ortiz soto dijo...

Gracias, Alberto. El Filandón fue un excelente evento y seguirá renaciendo, de eso no hay duda. Nos seguimos leyendo.

Abrazos.

josé manuel ortiz soto dijo...

Sí, Gabriel, lo recuerdo bien. Eso de las máscaras fue un tema que dio para muchas historias.

Saludos.

josé manuel ortiz soto dijo...

Torcuato, y como siempre el poder hace del pueblo lo que quiere. Los líderes son "castas divinas".

Saludos.

josé manuel ortiz soto dijo...

No, Lola, no hay que fiarse de los hechiceros, aunque tampoco de aquellos que aspirantes a hechiceros, que ya algunas mañanas habrán aprendido.

Abrazos.

josé manuel ortiz soto dijo...

Gracias, Baizabal, este texto es resultado del trabajo que se realiza en La Marina de Ficticia.

Abrazos, y felicidades por tus micros antologados.

Esteban Dublín dijo...

Ex-ce-len-te.