jueves, 22 de marzo de 2012

Interrogante


Buscaba en sus ojos respuesta a mis preguntas, pero fue a través de su silencio que comprendí lo obcecada que puede ser la ceguera.

Imagen tomada de la red.

10 comentarios:

Pedro Sánchez Negreira dijo...

¡Cuántas lecturas nos regalas en este hiperbreve, José Manuel!

Un texto poliédrico, del que ningún lector se puede sentir insatisfecho de haberlo leído.

Grande.

Un abrazo.

Sara Lew dijo...

¡Qué bueno! Somos más ciegos cuanto más queremos ver...
Un saludo.

Mar Horno dijo...

Estupendo hiperbreve. No hay ciego más rotundo que el que no quiere ver. Un abrazo.

Las Gemelas del Sur dijo...

La ceguera impide recorrer otros caminos, son los miedos a la incertidumbre.
Nos haces pensar con estos reflexivos hiperbreves.

Besos.

josé manuel ortiz soto dijo...

Pedro, me parece que es importante que cada quien haga su lectura, aunque hay a quien no gusta esto.
Gracias por leer, un abrazo.

josé manuel ortiz soto dijo...

Sara, pareciera una contradicción, pero es real: entre más se sabe más preguntas; entre más se ve, más queremos ver. Creo que está en nuestra naturaleza.

Un abrazo.

josé manuel ortiz soto dijo...

Gemelas, la ceguera impide ver, pero también puede ser la puerta a otra forma de percepciones. Desde luego, eso depende solo de nosotros.

Abrazos.

josé manuel ortiz soto dijo...

Mar, por eso debemos ser ciegos que queremos ver.
Un abrazo.

C. Rosio dijo...

Permiso...gracias por compartir tus letras asi...besito

josé manuel ortiz soto dijo...

Rosio, gracias a ti por llevarlas por otros lugares.
Un abrazo, amiga.