viernes, 11 de mayo de 2012

El futuro suele ser incierto


Para Tony y Gaby, en su primer aniversario

Esa noche me esperaba en casa un hombre sumamente preocupado. Después de un día agotador,  mi ánimo no estaba como para volver a salir, y así se lo hice saber. El extraño me tomó de la mano y, apelando a mis sentimientos, habló del valor que tiene un animal para una familia pobre. Es la leche, los frijoles, el pan de mis hijos, sollozó.
—Ni creas que irás solo —dijo mi esposa, subiéndose a la camioneta.
 Hoy sé que la vaca sanó y que, en agradecimiento, los becerritos llevan nuestros nombres; que el conductor que nos chocó estuvo solo unos dìas en la cárcel  y que, ebrio como de costumbre, al salir de la siguiente curva perderá el control y caerá al abismo. Ahí estaré para acompañarle.

Imagen de Millet Campesinos durmiendo.

5 comentarios:

Sergio Cossa dijo...

Triste relato. Pero muy bueno.
Lamentablemente muy común, también.
Un saludo, José Manuel.

Yunuén Rodríguez dijo...

A pesar de la tragedia deja una sensación conmovedora de autosacrificio.

Gabriel Bevilaqua dijo...

José, cuando dispongas de tiempo pasa por mi blog.

Saludos

Alfonso Pedraza dijo...

José Manuel, desde el cielo, intemporal, se visualiza el futuro. Buena micro.

Te he convidado de un premio. Pasa por mi blog a regogerlo. Un saludo

Pablo Gonz dijo...

Hola a tod@s, dejo aquí una nota para invitaros a participar en la selección de los mejores blogs especializados en el género del microrrelato. Las votaciones se llevarán a cabo en mi blog hasta el próximo 20 de junio 2012. Y los resultados se publicarán el 21, Día Internacional del Microrrelato.
Un cordial saludo,
PABLO GONZ