martes, 11 de diciembre de 2012

Estudio



Después del inesperado orgasmo, abrió los ojos y alcanzó a ver a una mano perderse al interior del viejo y despastado libro de anatomía.

Imagen de J. M. P.: Hand study.

4 comentarios:

Mónica dijo...

Je! Esas manos generosas que viven en libros de anatomía...
Excelente, Manolo.
Un abrazo fuerte

josé manuel ortiz soto dijo...

Hala, Mónica.
Manos, labios, ojos... que viven ocultos en todas las cosas, no solo en los libros de anatomía. Algo debo escribir al respecto.

Un abrazo.

Yun Rodríguez dijo...

Jajaja excelente, es que hay cosas que no se aprenden con instructivos ni diagramas.

josé manuel ortiz soto dijo...

Yun, pero no hace falta, más bien hablan los resultados. Un abrazo.