jueves, 18 de febrero de 2016

Línea de ayuda




No sé en qué momento me convertí en el amante de mi mujer, sólo sé que un día en sus conversaciones telefónicas con “el otro”, ella evitaba toda referencia a nosotros… más bien a mí. Que si salíamos a bailar, le decía que estaba en una reunión con sus amigas de la facultad, que si su llamada interrumpía nuestra intimidad, le daba las gracias por haberla despertado de una pesadilla… Quisiera darle más detalles, pero Eugenia está como loca, dice que su marido ya viene para la casa, sospecha que yo estoy aquí y trae un arma.