viernes, 24 de septiembre de 2010

Náufragos


El olor de la brisa marina sacó al pintor de su ensimismamiento. Intrigado miró el boceto de la barcaza en que trabajaba, pero de inmediato desechó la idea por absurda. Un ruido de gaviotas y cláxones al otro lado de la ventana lo hizo levantarse de su sitio para ver qué sucedía. ¡Esto no es cierto!, gritó al reconocer el barco que rondaba su cabeza, encallado en medio de la Plaza Principal del pueblo, a novecientos cincuenta kilómetros del puerto más cercano.

Los fuertes golpes en la puerta de su habitación no dejaban duda de a quién buscaban.

Imagen de Fabián Ortiz Soto, portada de mi libro réplica de viaje (poemario).

16 comentarios:

Patricia dijo...

¿Cuál mejor final para un pintor?Su propia obra ha venido por él, puede marcharse tranquilo.

Un abrazo José Manuel

No Comments dijo...

Original cuando menos. Buen micro José Manuel.

Un saludo indio

Alberto Flecha dijo...

Eso sí que es un ensimismamiento profundo. Se lamentaría de no haber imaginado que ganaba la lotería jeje.
La última frase deja un final muy abierto, quedando un resultado muy interesante.

Me gustó, José Manuel. Saludos.

josé manuel ortiz soto dijo...

Patricia: desde luego, ¿quién no desearía encontrarse siempre de frente a su obra? O saber que cuando nosotros nos vayamos ella se queda.

Un cálido abrazo.

josé manuel ortiz soto dijo...

Indio, es una micro que nace de un dibujo de mi hermano Fabián (me he propuesto hacer una a partir de cada uno de sus dibujos, como puedes ver, la imagen da para elucubrar.

Saludos. Un abrazo.

josé manuel ortiz soto dijo...

Alberto, de ser eso posible no sé qué tanto imaginaríamos. Dado que la fantasía no empata con la realidad, nos quedamos con la primera.

Un abrazo y seguimos leyéndonos.

Mónica Ortelli dijo...

¡Eso sí que es tener energía creativa!
Ahora, por el final me da la sensación de no es la primera vez que al pintor se le corporizan sus ideas,jeje.
Un micro fantástico, José Manuel.
Muy buen dibujo: así que tenés al ilustrador en la familia. Vaya mi felicitación para él, también.
Muchos saludos.

josé manuel ortiz soto dijo...

Gracias, Mónica. Al menos a mí me sucede que cuando escribo teatro, tengo la sensación de estarlo viendo ante mí, en mi escenario inmaginario.
Y gracias por el comentario para Fabián (ahora me está preparando la imagen del libro de poesía que se publicará en breve).

Un abrazo.

carlos de la parra dijo...

Lo imaginario sí tiene un lugar donde es real.En nuestro plano mental.Buen relato.

Pablo Gonz dijo...

¿Cómo se le podría llamar a esto? ¿Realismo fantástico? Una imagen de mucha fuerza que se apoya en un deseo muy propio de cualquier artista, que sus sueños se hagan realidad. Claro, no se suele pensar en las consecuencias. Sí, señor, muy redondo este micro.
Abrazos,
PABLO GONZ

Maite dijo...

Bien José Manuel, una superposición de planos, onírico, ficción, realidad. Buena mezcla. Un abrazo.

Felicidades por tu publicación en la revista, es un lujo compartir número contigo.

josé manuel ortiz soto dijo...

Carlos: por fortuna así es; mientras la fansía exista, podemos estar en todos partes.

Saludos y gracias por venir.

josé manuel ortiz soto dijo...

Pablo: no sabría cómo llamarle, genéricamente hablando, pero estoy de acuerdo contigo respecto al deseo de materialización que tiene el artista. Y la trascendencia sería la manifestación suprema.

Un abrazo.

josé manuel ortiz soto dijo...

Gracias, Maite. Me gusta eso de "superposición de planos onírico-ficción-realidad" que sería una expansión del "realismo fantástico" del que habla Pablo Gonz.

También es un gusto para mí compartir espacio poético en la revista. La imagen "caminan las sombras desnudas", me encanta.

Un cálido abrazo

Rosio dijo...

Myu bonito Manuel. Felicidades.

josé manuel ortiz soto dijo...

Hola, Rosío. Qué bueno que te ha gustado. Como puedes ver, la imagen es la portada de mi libro. Dado lo bien que le fue, tenía que escribirle algo (al autor y al dibujo, desde luego).

Ya sabes, abrazos.