domingo, 14 de noviembre de 2010

In memoriam


Sin el último caballero andante rondando por ahí, los molinos de viento dejaron de esconderse tras su tierna apariencia de gigantes.

Imagen de Carlos de Haes: Dibujo de un molino de El Toboso, 1865.

22 comentarios:

Lola Sanabria dijo...

Me encantó. Muy bueno.


Abrazos al cubo.

Elisa dijo...

A mí también me gusta esta mini. Esta visión del loco, o del idealista, o del poeta, que realmente es capaz de transformar la realidad tiene mucho de cierto, a menos a pequeña escala. Ojalá vuelvan los caballeros andantes a resucitar la ternura.
Un beso.

La de José persiguiendo a la paloma con la honda me pareció genial.

Mónica Ortelli dijo...

Perfecta mini y muy tierna, por cierto.
Saludos quijotescos y lluviosos.

No Comments dijo...

Me encantan las versiones, micros con relación a tan ilustre figura.

Un saludo indio

Puck dijo...

Sin héroes hay cosas que pierden sentido. Me gustaron muchos estos tiernos gigantes en estado micro. Saludillos

ROSIO dijo...

Muy bonito su micro
abrazo-besito.
Cuidate.

Esteban Dublín dijo...

Lo imaginado también extraña a su loco. Qué linda idea, José Manuel.

josé manuel ortiz soto dijo...

Lola, que bueno que te haya gustado este minúsculo homenaje al último de los caballeros andantes.
También abrazos elevados a abrazos.

josé manuel ortiz soto dijo...

Elisa, de acuerdo contigo: por fortuna en nuestra locura podemos jugar, morir y volver a nacer. Tu comentario me hace recordar el bello poema de León Felipe

"Vencidos"

Por la manchega llanura
se vuelve a ver la figura
de Don Quijote pasar.

Y ahora ociosa y abollada va en el rucio la armadura,
y va ocioso el caballero, sin peto y sin espaldar,
va cargado de amargura,
que allá encontró sepultura
su amoroso batallar.
Va cargado de amargura,
que allá «quedó su ventura»
en la playa de Barcino, frente al mar.

Por la manchega llanura
se vuelve a ver la figura
de Don Quijote pasar.
Va cargado de amargura,
va, vencido, el caballero de retorno a su lugar.

¡Cuántas veces, Don Quijote, por esa misma llanura,
en horas de desaliento así te miro pasar!
¡Y cuántas veces te grito: Hazme un sitio en tu montura
y llévame a tu lugar;
hazme un sitio en tu montura,
caballero derrotado, hazme un sitio en tu montura
que yo también voy cargado
de amargura
y no puedo batallar!

Ponme a la grupa contigo,
caballero del honor,
ponme a la grupa contigo,
y llévame a ser contigo
pastor.

Por la manchega llanura
se vuelve a ver la figura
de Don Quijote pasar...

Abrazos quijotescos.

josé manuel ortiz soto dijo...

Mónica, la figura de Don Quijote da para eso y más, de ahí su universalidad.
Más abrazos, por acá con menos frío.

Indio, debemos considerarnos afortunados de haber podido leer una obra como Don Quijote. Lo que se derive de ella, sólo son humildes acercamientos.
Nos seguimos leyendo.

josé manuel ortiz soto dijo...

Puck, quizás el Caballero de la triste figura no los veía tan tiernos, pero es posible que ellos sí.
Un abrazo.

Rosio, es un gusto para mí que años después sigas leyendo, ya que fuiste de aquellas personas que lo hicieron cuando comencé en esto.
También un abrazo y un beso, querida amiga.

josé manuel ortiz soto dijo...

Definitavamente, Esteban. Tu comentario me recuerda a Luigi Pirandello y sus personajes en busca de autor, aunque aquí Don Quijote debe extrañar a Don Miguel de Cervantes.
Un abrazo, nos seguimos leyendo.

Alberto Flecha dijo...

Está claro que sin tiernos caballeros andantes la realidad se torna dura como la piedra. Me encantó, José Manuel.

Un abrazo.

Adivín Serafín dijo...

Pobres molinos de viento, mira que no tuvieron que esperar. Me ha gustado.

Blogsaludos

Las Gemelas del Sur dijo...

Desoladas nos hemos quedado, se acabó la magia y la imaginación, solo la cruda realidad.
Preciosa esencia encierra el micro. Felicidades.
Besos a pares.

Baizabal dijo...

"tierna apariencia de gigantes", me gusta, evoca la misma locura tierna de aquella triste figura.

josé manuel ortiz soto dijo...

Alberto, la realidad sin imaginación siempre será dura. Por fotuna la escritura la hace más tolerable. Un abrazo.

Adivín, seguramente los molinos siguen esperando, ellos más que nadie; sin el caballero andante, ¿qué son?
Un abrazo.

josé manuel ortiz soto dijo...

Gemelas, la imaginación es lo que nunca hay que perder, no importa si ya no somos niños.
Abrazos y besos múltiples.

Baizabal, sí, Don Quijote despierta muchos sentimientos, y una gran simpatía.

Un abrazo.

Gabriel Bevilaqua dijo...

Éste es un micro realmente redondo. Por supuesto, ya lo conocía pero es bueno volver a leerlo.

Saludos.

josé manuel ortiz soto dijo...

Gabriel, saludos. La imagen de Don quijote y sus molinos acompañará al mundo por siglos. Este no es más que un minúsculo homenaje.

Un abrazo y nos seguimos leyendo.

Sibreve dijo...

Siempre anduve con la idea de que eran gigantes realmente, que cuando los miraba cualquier otro que no fuera él se hacían pasar por molinos, y eso fue lo que engañó a Sancho, y a Cervantes. Y a nosotros.
Me gustó.
Saludos.

josé manuel ortiz soto dijo...

Sibreve, y nos han engañado por mucho tiempo. La ausencia del último caballero andante nos impedirá constatarlo.
Un abrazo.