miércoles, 9 de febrero de 2011

En la ópera


Aún no se apagaban los últimos acordes de la orquesta y el auditorio, eufórico, prorrumpió en vivas y aplausos.
―¡Es un ángel! ―exclamó la Presidenta del Patronato de Damas Cultas por la Música.
―Es medio pescado ―afirmó tras bambalinas el gato, relamiéndose los bigotes.

Imagen tomada de la red.

15 comentarios:

Patricia dijo...

El mismo deleite al que ya me has acostumbrado con tus textos José Manuel

senddero dijo...

Muy cierto.

Las Gemelas del Sur dijo...

Vaya, asi es, depende de la perspectiva de cada uno.

Besos a pares.

Baizabal dijo...

Genial, Manolo, genial la elipsis. Una voz sirenáica (¿lleva acento?) que debe asumir todas las consecuencias.

Un abrazo admirado.

Esteban Dublín dijo...

La imagen se queda en el lector.

No entiendo aún por qué te dedicaste a la medicina.

Natalia dijo...

Hola Manuel, amo tu forma de escribir, la forma en que das vida a las palabras, los textos, me encanta.
Gracias por comentar.
Saludos desde la gris capital santiaguina, en Chile.

josé manuel ortiz soto dijo...

Patricia, gracias por tu comentario, son de esos que rondan tu cabeza antes de escribir el próximo texto.

Un abrazo.

josé manuel ortiz soto dijo...

Sendero, un abrazo. Bueno verte por esta otra casa.

josé manuel ortiz soto dijo...

Gemelas, la vida siempre se verá dependiendo el cristal que se utilice. Su comentario me recordó la fábula del Camaleón, de Monterroso.

Un abrazo.

josé manuel ortiz soto dijo...

Baizabal, gracias. Parece que el cirenaico que aparece en el diccionario no tiene nada que ver con el que suponemos, que aunque no existe, podría ser sin acento.

Gracias, un abrazo.

josé manuel ortiz soto dijo...

Buena pregunta, Esteban, pero me he prometido que en mi siguiente vida me dedicaré sólo a la escritura.

Un abrazo.

josé manuel ortiz soto dijo...

Natalia, gracias por tu comentario, de veras que lo hace a uno sentir bien. Nos seguimos leyendo. Felicitaciones hasta tu tierra.
Un abrazo.

Javier Ortiz dijo...

Cada quién disfruta el arte desde su perspectiva. Exquisito micro, Manuel.

Elisa dijo...

Qué bueno, José Manuel, creo que este no lo había leído antes, espero que el gato no llegue a pescarla. :)

Desde luego la cosecha de los gatos fue o ¿está siendo? rica.

josé manuel ortiz soto dijo...

Gracias, Elisa.
Sí, febrero fue un mes de gatos, pero de todos, éste me dejó un gusto particular.

Un abrazo y felicitaciones por tus muchos triunfos, siempre bien merecidos.