viernes, 19 de octubre de 2018

14 El hijo del campanero [Dolores Hidalgo]



—Señor de la H: me parece muy loable que su hijo menor lo ayude en su trabajo. Mas debo recordarle que, aunque nos hermane una campana, la escuela no es iglesia. Y el reglamento establece que sonar la campana escolar sin justificación, es motivo de expulsión.
La nariz ganchuda y los ojos enconados de la directora parecieron suavizarse.
—No es algo personal. En realidad, no sabemos con certeza qué les ocurre a los alumnos después de cada falso llamado a recreo. ¡Se necesita de un milagro para hacerlos que regresen a las aulas! Y luego están los desmanes. Ayer, por ejemplo, su hijo Miguelín se puso a la cabeza de la turba que asaltó a la cooperativa escolar. ¿Y sabe cuál fue su respuesta? ¡Dizque todo fue en nombre de los niños que vienen sin lonche a la escuela! ¿Oyó bien, señor de la H? Si no ponemos un hasta aquí, ¿adónde cree que iremos a parar con el actuar de las nuevas generaciones? ¡Que no le sorprenda si el día de mañana su hijo Miguelín quiere proclamar, por medio de las armas, la independencia de Dolores Hidalgo!

1 comentario:

Anónimo dijo...

Eunice_356
Me gustó mucho la he leído muchas veces y creo que da a entender que en muchas ocasiones el comportamiento de los padres percuten en los niños y es que ellos no saben si lo que hacen sus papás está bien o mal ellos solo quieren ser como sus papás y es por eso que imitan.