jueves, 21 de marzo de 2013

Nueva antropología



Hace años que en mi ciudad no existe fuerza policial. Si una persona siente el deseo irreprimible de delinquir, voluntariamente se recluye en una sala de lectura adaptada para el caso. Familiares y amigos, hermanas de la caridad y asociaciones no gubernamentales se encargan de atender sus necesidades. Una vez rehabilitado, al ciudadano ejemplar se le reinstala a su vida de siempre. Hasta que aparezca otra vez el funesto y denigrante deseo, propio de una especie hoy extinta de la que, por desgracia, no hemos podido desligarnos del todo.


Este micro participa en la propuesta Primavera de Microrrelatos Indignados, organizada por los blogs: La colina naranjaExplorando LilliputPliegos volantes y Relatos de andar por casa.


10 comentarios:

Luisa Hurtado González dijo...

Mira que he pensado en unos cinco millones de personas a los que les gustaria que se les tratase así, o poco más o menos, mientras se les pasa el hambre o el frío o encuentran trabajo.
Qué planeta es ese??

josé manuel ortiz soto dijo...

Luisa: por desgracia, uno utópico que quizá solo veremos en la imaginación de las palabras, pero el intento se hace.
Va un abrazo y gracias por la lectura.

Diego Alejandro Majluff dijo...

Muy bueno. Y verdaderamente es una utopía la condena voluntaria de un acto indigno. Existió un lugar así. Existió Utopía.
Pero me pongo a pensar que el que roba, conoce perfectamente la mecánica del arrepentimiento, de la autocondena.
¡Saludos!

josé manuel ortiz soto dijo...

Diego: y mientras siga existiendo Utopía, podremos aspirar a cambiar el mundo.

Saludos.

Elena Casero dijo...

Nunca hay que perder la esperanza de que las cosas, aunque parezcan utópicas, lleguen a ser realidad.

Abrazos

Anita Dinamita dijo...

Eres tremendo. Encima ponzoñosos no hay quien se desligue de nosotros ¿o te referías a los políticos?
Abrazos

josé manuel ortiz soto dijo...

Elena: el día que perdamos la esperanza, habremos perdido lo que más vale: no conformarnos.

Un abrazo.

josé manuel ortiz soto dijo...

Anita: en la versión original había escrito clase política, pero creo que no son los únicos (aunque creo que sí los peores) por eso lo quité, tratando de ampliar el grupo.

Un abrazo.

Rosa dijo...

Una utopía nada acorde con la condición humana, José Manuel, aunque sería hermoso que quien sienta deseos de delinquir, se encerrase él mismo.

Besos indignados desde el aire

josé manuel ortiz soto dijo...

Una utopía que eso sucediera, Rosa, pero al menos lo podemos hacer literariamente.

Un abrazo.