viernes, 24 de mayo de 2019

24 Reportaje [Pueblo Nuevo, Gto.]



Poco después de las elecciones, la turba prendió fuego al palacio municipal de Pueblo Nuevo. Los rijosos aseguraban que la alcaldesa electa había conseguido el triunfo, sí, pero a base de ardides y triquiñuelas, propios del viejo sistema caciquil que gobernara hasta entonces.
—¿Y cuándo cree que esto termine? —pregunté al líder opositor.
—Cuando de verdad seamos un pueblo nuevo, señor periodista. Póngalo así en la nota.

3 comentarios:

Beauséant dijo...

Cuando termina la revolución, cuando los vencedores toman el palacio de invierno o la bastilla, algo ocurre, algo casi mágico, y es que los vencedores se convierten en algo dolorosamente similar a los vencidos.

José A. García dijo...

Para eso debemos morir todos y dejar el espacio a quienes vengan detrás.
¿Quién va primero?

Saludos,

J.

Anónimo dijo...

makasih atas artikelnya,


visit our website
ittelkom jakarta

Privacy Policy and
Terms of Service apply.